Araceli Escudeiro y el estudio de los episodios tóxicos… ¿hasta cuándo?

15.marzo.2019

Me llamo Araceli Escudeiro Rossignoli y soy doctora en biología marina por la Universidad de Santiago de Compostela. La verdad es que cuando terminé mi etapa de bachillerato no tenía nada claro a que quería dedicarme aunque sí que sería algo relacionado con las ciencias. Empecé la carrera de biología como podía haber empezado cualquier otra pero lo cierto es que me gustó y me especialice en la rama marina. Cuando acabé, volví a tener dudas de qué hacer, por dónde tirar… y, tras estar un año en la Universidad del Algarve haciendo un máster en acuicultura y pesca, se me presentó la oportunidad de hacer mi tesis doctoral en el campo de las biotoxinas marinas. Durante esta etapa sí que me enamoré de mi profesión. Me encantaba mi trabajo y podía dedicarme a él en cuerpo y alma porque tenía todo el tiempo del mundo.

Fue durante esta etapa donde también se me despertó el instinto maternal y, aunque sabía que iba a ser complicado compatibilizar tesis doctoral con familia, decidí no renunciar a ello. Así cuando presenté mi diploma de estudios avanzados (DEA) estaba embarazada de mi primer hijo. Cuando nació y tras unos meses de baja por maternidad retomé mi trabajo y, aunque ya no tenía el mismo tiempo que antes, conseguí acabar y defender mi tesis doctoral en 5 años, momento en el que de nuevo estaba embarazada de mi segundo hijo. La situación aquí fue ligeramente distinta pues la institución en la que estaba en aquel momento no me reconoció la baja de maternidad por estar como becaria y a los 15 días de dar a luz ya estaba trabajando de nuevo. A pesar de ello no me desanimé y seguí haciendo mi trabajo de la mejor manera posible, aunque reconozco que fueron unos meses duros especialmente durante el período de lactancia materna.

Lo cierto es que no me puedo quejar porque hasta ahora he tenido bastante continuidad laboral a lo largo de mi carrera profesional y siempre relacionado con las biotoxinas marinas, lo que me ha permitido tener un currículum “aceptable”. El estudio de los episodios tóxicos, el tratar de saber cuándo, cómo y por qué se producen, qué posibles mecanismos existen para mitigar sus efectos etc, etc, etc, resulta ser un campo apasionante, especialmente en una zona geográfica como las rías gallegas ya que constituyen uno de los ecosistemas más ricos y productivos del mundo.

El problema en este sector, como en tantos otros, es la falta de continuidad. A lo largo de los 10 últimos años he pasado por hasta cinco instituciones públicas entre contratos y becas en distintas provincias de Galicia, me he mudado de casa debido a ello bastantes veces y he tenido tres hijos. Ahora ya empiezo a estar cansada de andar de aquí para allí porque además de los años llevo a la espalda a cuatro personas más, pero mucho me temo que esto no se ha terminado. Ahora mismo estoy muy contenta con un contrato de tres años en el Centro Oceanográfico del IEO y haciendo lo que me gusta pero cuando se me acabe, ¿vuelta a empezar? Resulta agotador y a la vez frustrante, al menos en el mundo de la ciencia, que la falta de concienciación entre los que nos gobiernan así como la escasa financiación y muy especialmente la mala gestión de los recursos que se hace en este país dificulte tanto la estabilidad laboral de personas que, como yo, disfrutamos tanto de nuestra profesión.

Un proyecto de:
ieo
Con la colaboración de:
FECYT