Jeanne Baret

(1740-1807)

La primera mujer en dar la vuelta al mundo

Jeanne Baret

Jeanne Baret fue una botánica francesa y la primera mujer en circunnavegar los océanos, mucho antes de que la oceanografía existiese como una ciencia. Tardó 10 años en completar el viaje, entre 1766 y 1776, y tuvo que hacerlo disfrazada de hombre.

Jeanne nació en La Comelle, un pequeño pueblo francés, donde creció y vivió ayudando a sus padres en la granja familiar hasta que se quedó huérfana con 15 años. Un tiempo después, se desconoce muy bien cómo, Jeanne acabó trabajando de ama de llaves para un científico, Philibert Commerson, que más tarde sería nombrado botánico del rey Luis XVI. Con él empezó a estudiar, se convirtió en su ayudante y se enamoraron.

En 1765, Commerson fue llamado a participar en la primera expedición francesa que daría la vuelta al mundo. En un principio tuvo dudas de si aceptar o no a causa de su mala salud. Sabía que necesitaba a Jeanne para esta aventura, pero las mujeres tenían totalmente prohibido embarcar en buques de la marina francesa. Commerson exigió como condición que le acompañase un sirviente y Jeanne, que fingió no conocerle de nada, consiguió la plaza vestida como un marinero.

Durante la travesía por el mar los botánicos no tenían mucho trabajo, pero al llegar a costa, Jeanne participaba en todas las excursiones en tierra. Algunas muy peligrosas, como en Río de Janeiro, donde unos nativos asesinaron a varios miembros de la tripulación, y otras muy exigentes, en terrenos tan inhóspitos como la Patagonia, cargando ejemplares de plantas durante kilómetros. Commerson llegó a referirse a Jeanne como “su bestia de carga”. Pero además del trabajo físico, una vez de vuelta en el barco, se encargaba de organizar y catalogar los especímenes.

Aunque había rumores en el barco sobre su género desde hacía tiempo, fue al llegar a Tahití cuando descubrieron el engaño. Continuaron el viaje hasta Isla Mauricio, donde la expedición se detuvo unos años. Commerson seguía con problemas de salud y al final falleció. Sola y sin recursos, Jeanne trabajó en una taberna en la isla. Aquí conoció a un oficial de la marina con el que se casó para poder volver a Francia y completar su vuelta al mundo.

Baret llegó a París en 1776 con una colección de más de 5 000 especies de plantas, entre ellas la buganvilla, originaria de Brasil, que hoy encontramos en patios y jardines de medio mundo y cuyo nombre está dedicado al oficial que lideró la expedición: Louis Antoine de Bougainville. Además, observaron y describieron algunas especies marinas durante su viaje, como el delfín de Commerson (Cephalorhynchus commersonii), que lleva el nombre del botánico francés. Y, en un principio, Jeanne también tuvo su homenaje con el arbusto Baretia bonafide, aunque unos años más tarde le cambiaron el nombre.

El rey Luis XVI la felicitó públicamente a su llegada, la describió como una «mujer extraordinaria» y le asignó una renta vitalicia.

Un proyecto de:
ieo
Con la colaboración de:
FECYT