Raquel Somavilla, oceanógrafa física

Me llamo Raquel Somavilla y soy oceanógrafa. Trabajo en el Instituto Español de Oceanografía y en mi investigación, estudiando procesos oceánicos desde su superficie a sus aguas profundas situadas a miles de metros de profundidad, busco entender el papel del océano en el clima.

No es un adiós, solo un hasta luego

13.marzo.2019

Esta es mi última entrada para Oceánicas. El proyecto como tal llega a su fin, pero estoy segura de que quienes se han encargado de poner en marcha este magnífico esfuerzo de divulgación sobre el papel de la mujer en la oceanografía encontrarán otros medios para continuar con él. Yo desde el blog de Océano y Clima quiero dar las gracias por dejarme un espacio en Oceánicas para retomar la actividad de escritura en un blog. Si no fuese por el proyecto nunca habría encontrado el momento de retomarlo, pues hay que reconocer que escribir un blog lleva mucho tiempo y esfuerzo. Por otro lado, es algo de lo que se aprende muchísimo. Al menos esa es mi experiencia.

Creo que hacer con asiduidad el esfuerzo de explicar a no expertos procesos importantes que ocurren en nuestro entorno es muy, muy útil. Porque es en ese momento, en el que eres capaz de explicárselo a un niño, cuando de verdad entiendes cómo ocurre. Hasta entonces, digamos, que solo creías que sabias algo.

Por eso, en este último post para Oceánicas, quiero animar a todas aquellas personas dedicadas a la ciencia a que se planteen en algún momento dedicar un rato de su tiempo a estas tareas. Ya no solo por el beneficio para los que del otro lado leen o escuchan sino para ellos mismos. Escribiendo un post para un blog, dando una charla en un instituto, a una asociación de vecinos… Obviamente hacer un pequeño esfuerzo de divulgación no quiere decir que debamos olvidarnos del resto de nuestras obligaciones de investigación. Poco hay que divulgar si no hay investigación detrás.

He querido leer en algún tweet cosas como quién debe encargarse de la divulgación, ¿profesionales de la divulgación? Personalmente como no-profesional, discrepo. Por el peligro de olvidarnos de las tareas más propiamente de investigación y por los beneficios que tiene tanto para quien escucha como para quien habla. Todos tenemos derecho de disfrutar de esos beneficios. Se nos dará mejor o peor pero intentarlo desde luego podemos. Si en lugar de profesionales pensamos en expertos, y si pensamos en como quien dedica muchas horas a practicar algo puede convertirse en experto, no creo que debamos poner restricciones a quien quiera divulgar el trabajo que realiza. Yo desde aquí seguiré intentando, en la medida que mis compromisos lo permitan, seguir haciéndolo. Por eso, estoy segura de que esto no es un adiós, solo un hasta luego.

Espero que entre todos os hayamos acercado el papel de la mujer en la oceanografía, una ciencia apasionante y muuuuuuuuyyyyyyy necesaria y abierta a todos aquellos con espíritu aventurero que quieran dedicarse a ella.

Muchas gracias Océanicas

Un proyecto de:
ieo
Con la colaboración de:
FECYT