Marie Victoire Lebour: pionera del estudio del plancton

22.abril.2022

[por Francisco Rodríguez / @Lilestak]

“Uno de los sonidos familiares y nostálgicos que ahora se ha desvanecido al entrar en el laboratorio de Plymouth es la cadencia rítmica de crujidos y tintineos que indicaba que los émbolos estaban removiendo el plancton de la Dra. Lebour.”

[Trad. de F.S. Rusell, 1972]

Marie Victoire Lebour (1876-1971) fue una prestigiosa científica británica, pionera e influyente en el estudio del plancton. Realizó la mayor parte de su carrera en el Plymouth Marine Laboratory (PML), donde la contrataron en 1915 cuando el grueso de su plantilla se incorporó a tareas militares en la 1ª Guerra Mundial.

Su contrato era por un año, pero pronto consiguió un puesto fijo hasta su jubilación en 1946… ¡y más allá! porque Lebour continuó trabajando en el PML hasta 1964. En total publicó 156 artículos, el último con 83 años.

Labour

Dr. Marie V. Lebour. Fuente: Obituario publicado en J. mar. biol. Ass. U.K. (1972) 52, 777-788

Su principal legado se encuentra en el estudio de las fases de desarrollo de crustáceos, moluscos, parásitos (tremátodos) y peces, entre otros. Aquí van apenas unas pinceladas sobre su trabajo.

Al inicio de su carrera en el PML también llevó a cabo estudios muy destacados sobre el fitoplancton. En 1917, tras examinar durante 2 años arrastres de red de plancton en el área de Plymouth, publicó un trabajo sobre dinoflagelados en el que describía 8 nuevas especies.

En 1925 publicaría “Dinoflagellates of the Northern Seas”, el primer libro editado en inglés sobre dinoflagelados, que incluía especies nuevas como Gonyaulax tamarensis (hoy Alexandrium tamarense) e incluso un dinoflagelado parásito de copépodos: Blastodinium.

Lebour insistió en que los dinoflagelados no eran microalgas fotosintéticas “típicas” sino que incluían especies en terrenos intermedios entre animales y vegetales por su modo de alimentación. En 1930 publicó un libro sobre diatomeas, “Diatoms of the Northern Seas”, y ambas obras han sido referencia durante décadas para el estudio del fitoplancton en el Atlántico Noreste.

Curiosidad: Alexandrium tamarense (Lebour) Balech es una especie bioluminiscente identificada en 2021 como responsable de la ardora observada en la playa de Rebordelo (Ría de Corme y Laxe) y probablemente de otras zonas próximas en el estuario del río Anllóns, en la provincia de A Coruña. En su descripción de 1925, Lebour comenzaba así: “This little species was found up the River Tamar, in estuarine water.”

El primer artículo de Lebour en Plymouth es todo un clásico: las fases de desarrollo del copépodo Calanus finmarchicus (Lebour 1916). Y dicho trabajo fue posible gracias al éxito de su cultivo mediante unos tarros y émbolos de cristal que acababa de instalar E.T. Browne por primera vez en el PML. Los alimentaba con la diatomea Nitzschia closterium (hoy Cylindrotheca closterium).

Clanus

Calanus finmarchicus. Fuente: Lebour (1916)

El movimiento continuo de los émbolos permitía mantener una agitación imprescindible para la supervivencia de medusas y luego de copépodos y una extensa serie de organismos cultivados en el PML y examinados en detalle por Lebour gracias a sus “green fingers” y “acute powers of observation, who worked at great speed and intensity with almost primitive equipment”, según recordaba su colega F.S. Russell en el obituario que le dedicó en 1972.

Laboratorio

Tarro y émbolo de cristal para el cultivo de medusas. Fuente: Browne (1898).

Aquel sistema de tarros y émbolos resultó fundamental en su carrera. Por citar un ejemplo, Lebour publicó las descripciones originales de estadíos larvarios completos de más de 100 especies de crustáceos de los órdenes Euphausiacea y Decapoda. El principal objetivo de aquellos estudios era taxonómico, pero en sus trabajos incluía abundantes observaciones sobre el comportamiento, natación y alimentación de los organismos.

En la última etapa de sus investigaciones centró sus esfuerzos en el estudio de las fases planctónicas y el desarrollo de moluscos, los primeros organismos que estudió durante su etapa de formación y luego como una joven naturalista en la Universidad de Leeds.

En este sentido hay que destacar también la formación artística y la habilidad de Lebour para captar en sus láminas los detalles de interés científico necesarios para sus trabajos, incluyendo ilustraciones en color que mostraban el aspecto natural de los organismos.

larvas

Larvas de Brachyura (izquierda) y Echinospira (derecha). Fuente: Lebour (1931, 1935), reproducido de Dolan (2021).

Lebour contribuyó de manera destacada al conocimiento sobre las fases juveniles de peces, especialmente larvas y estadíos postlarvarios de góbidos y clupeidos (sardina, arenque y espadín). En sus trabajos sobre peces, así como otros sobre hidromedusas y ctenóforos, analizaba la dieta y mecanismos de captura de presas, incluyendo análisis de los contenidos estomacales de los organismos recogidos del medio natural.

Disfrutaba especialmente con aquellos hallazgos que le servían para abrir nuevos campos de estudio. Gracias a sus observaciones descubrió que las larvas de moluscos eran un alimento fundamental para los juveniles de arenque en la zona de Plymouth, así como la voracidad e importancia de depredadores como quetognatos (Sagitta), poliquetos planctónicos (Tomopteris), medusas y ctenóforos sobre larvas de peces recién eclosionadas.

larvas2

Izquierda: Rathkea octopunctata (Cnidaria) alimentándose de un arenque (a), espadín (b), con un espadín a medio digerir (c) y zampándose Oikopleura (d). Derecha: Pleurobrachia pileus (Ctenophora) llena de juveniles de arenque. Fuente: Lebour (1923).

Apenas pudo viajar y durante casi 20 años redujo su jornada a 2/3 en el PML para cuidar, junto a su hermana, de su madre enferma. Su única expedición de trabajo la realizó a Las Bermudas en 1937 para estudiar larvas de crustáceos. Y aunque la estancia fue muy productiva sufrió un terrible accidente que casi le cuesta la vida: volcó la barca en la que muestreaban y no sabía nadar; ella pudo aferrarse al bote pero no su compañero, que se ahogó.

Por último, además de sus contribuciones científicas, también tenía una faceta divulgativa y elaboró diversas publicaciones para comunicar la riqueza, belleza e importancia del plancton, en revistas para profesores de ciencias y público general.

Sobre el carácter de Lebour, su colega F.S. Russell le dedicó calificativos como tímida, modesta (a pesar de su notoriedad), intuitiva y talentosa, con una pasión por la naturaleza que contagiaba a sus colaboradores y una determinación “de acero” por registrar sistemáticamente sus observaciones.

Lo que transmitía su personalidad lo resumió Russell con una frase muy hermosa en su recuerdo: “todo el mundo salía de su laboratorio con una sonrisa”.

Bibliografía:

Browne ET. 1898. On keeping medusae alive in an aquarium. J. Mar. Biol. Ass. UK, 5, 176-180.

Dolan JR. 2021. Pioneers of plankton research: Marie Lebour (1876–1971) J. Plankton Res. 1–4.

Lebour MV. 1916. Stages in the life history of Calanus finmarchicus (Gunnerus), experimentally reared by Mr L. R. Crawshay in the Plymouth Laboratory. J. Mar. Biol. Ass. UK, 11, 1-17.

Lebour MV. 1923. The food of plankton organisms. II. J. Mar. Biol. Ass. UK, 13, 70-92.

Lebour MV. 1925. The Dinoflagellates of the Northern Seas. Plymouth (UK), Mar. Biol. Assoc. UK, 250pp.

Lebour MV. 1931. Further notes on larval Brachyura. Proc. Zool. Soc. Lond., 93-96.

Lebour, M. V. 1935. The Echinospira larvae (Mollusca) of Plymouth. Proc. Zool. Soc., 105, 163-174.

Russell, F. S. 1972. Obituary Dr Marie V. Lebour. J. Mar. Biol. Assoc. UK , 52, 777-788.

 


Sobre el autor

Francisco Rodríguez Hernández es investigador del Centro Oceanográfico de Vigo del IEO y un apasionado de las microalgas y la divulgación. No os perdáis otras historias de Fran en su blog Fitopasión

Un proyecto de:
ieo
Con la colaboración de:
FECYT