Raquel Somavilla, oceanógrafa física

Me llamo Raquel Somavilla y soy oceanógrafa. Trabajo en el Instituto Español de Oceanografía y en mi investigación, estudiando procesos oceánicos desde su superficie a sus aguas profundas situadas a miles de metros de profundidad, busco entender el papel del océano en el clima.

El tamaño no lo es todo

14.diciembre.2018

El 50% del oxígeno en la atmósfera terrestre se produce en las capas superficiales del océano por el fitoplancton. ¿Recordáis ese dato de mi primer post para oceánicas? Era el tercer argumento que os dada para convenceros que el océano no es solo fascinante. El océano es sobretodo esencial. Y sobre ello todavía no os he contado nada.

Sobre el fitoplancton os han hablado otras oceánicas especialistas en él, pero así rápidamente para aquellos que no hayan oído hablar de él, el fitoplancton son pequeñas algas microscópicas que viven flotando en el océano y que, como las plantas en Tierra, a partir de la energía del Sol, realizan la fotosíntesis. De este modo, absorbiendo CO2, agua y nutrientes fabrican materia orgánica que sirve como base del resto de la cadena trófica marina y liberan O2. Exactamente igual que las plantas en tierra, pero con una gran diferencia: esas algas microscópicas que forman el fitoplancton no poseen raíces como las plantas terrestres que les permitan ocupar una posición fija en el océano. Por este motivo, el fitoplancton depende mucho más que sus análogos terrestres de los procesos físicos que tienden a estabilizar o desestabilizar las capas superficiales del océano, manteniéndolos cerca de la superficie en condiciones óptimas de luz, concentración de nutrientes y temperatura para realizar la fotosíntesis.

Figura 1. Esquema del crecimiento del fitoplancton en el océano durante el año y su relación con los procesos de mezcla estabilidad/mezcla de la columna de agua y los procesos de intercambio de calor con la atmósfera ©Raquel Somavilla

Como ya iréis intuyendo, hoy os voy a hablar de esos procesos físicos que controlan cuándo, cómo y dónde puede crecer el fitoplancton: sobre intercambios de calor entre la atmósfera y el océano y procesos de mezcla. Comencemos pues. En esa figura que tenemos más arriba tenéis representado un esquema del crecimiento del fitoplancton en el océano durante el año. Muestra que a medida que la radiación solar aumenta, el océano comienza a absorber calor a comienzos de la primavera y su temperatura superficial aumenta, como ocurre con la temperatura del aire en tierra que notamos aumentar cuando llega la primavera. Al aumentar la temperatura de la superficie del mar, esas aguas más calientes que las aguas por debajo de ellas, vamos a decir para entendernos que flotan sobre las que están más frías. No se mezclan con ellas porque tienen distinta densidad, son más ligeras. ¿Qué le pasa a un globo aerostático si calentamos el aire en su interior? Que tiende a ascender ¿verdad? Pues del mismo modo, el agua que se calienta tiende a estar lo más arriba que puede en la columna de agua y eso es en la superficie. Esa estabilidad de la capa superficial permite al fitoplancton que ahí pueda flotar dentro de esa pequeña capa en la superficie y tener luz y nutrientes para realizar la fotosíntesis como esquematiza la figura. Los nutrientes están disponibles al comienzo de la primera en superficie porque durante el otoño la columna de agua se ha mezclado (esa especie de círculos grises que tenéis en la figura) permitiendo que las aguas en superficie donde ya no hay nutrientes al final del verano (porque el fitoplancton los ha consumido) se mezclen con aguas más profundas ricas en éstos. Esas aguas profundas son ricas en nutrientes, porque al no llegar la luz, el fitoplancton no puede crecer y no se consumen sus nutrientes. ¿Cómo y por qué se mezclan las aguas del océano en otoño-invierno? Pues porque en otoño cuando la radiación solar disminuye tanto que el océano cede calor a la atmósfera, la temperatura superficial disminuye. Disminuye tanto que las aguas en superficie se hacen tan frías como aguas situadas más abajo y, como le pasaría al globo aerostático al enfriarse, esas aguas en superficie se hunden y la columna de agua se mezcla, no permitiendo que el fitoplancton crezca y realice la fotosíntesis al no estar cerca de la luz, pero permitiendo que nuevos nutrientes lleguen a la superficie y estén de nuevo disponibles para el fitoplancton cuando llegue la primavera.

Así es como cada primavera, al empezar a absorber calor, la superficie del océano se calienta, creando una capita estable donde el fitoplancton puede crecer, tiñendo las aguas del océano de verde como pasa en Tierra al cubrirse los arboles de hojas y crecer la hierba. La vista de la Tierra desde el espacio como en el vídeo nos permite ver que eso que nosotros observamos en Tierra también se produce en el océano como os cuento. Es chulo el vídeo ¿verdad? Y además nos ayuda a entender otra cosa, como esas algas microscópicas son capaces de generar el 50% del O2 del que disponemos en la atmósfera y que necesitamos para respirar. Porque son microscópicas, pero crecen por todo el océano y el océano es tan inmenso y son tantos millones de células de fitoplancton haciendo la fotosíntesis que juntas importan tanto como los árboles en tierra. Otro motivo más porque el océano no es solo fascinante. El océano es sobretodo esencial.

Un proyecto de:
ieo
Con la colaboración de:
FECYT